LUZ ARTIFICIAL PARA LAS ORQUÍDEAS

Las orquídeas, como todas las plantas necesitan luz para la fotosíntesis. Las Phalaenopsis necesitan bastante menos luz que otras plantas porque viven debajo de las copas de los árboles. Aún así necesitan cierta cantidad de luz que en el invierno, en espacios interiores en nuestras casas, puede ser insuficiente. La intensidad de luz se puede medir con un instrumento que se llama Luxómetro, parecido al fotómetro que usan los fotógrafos. Los celulares que poseen cámara pueden descargar programas que permiten medir la luz con el lente. (buscar en la aap store “Luxometro”)

En días soleados o con resolana la luz que entra a la casa por la ventana generalmente es suficiente para el desarrollo de la orquídea Phalaenopsis, pero en días oscuros de invierno la situación es crítica, sobre todo porque en esta época de frío, las orquídeas Phalaenopsis necesitan más luz para inducir la floración.

En el medio natural donde crecen las orquídeas Phalaenopsis, los árboles ralean sus hojas en invierno, lo cual deja ingresar más luz a las plantas que están en las ramas. Más luz y la temperatura de invierno alrededor de 18°C, desencadenan algunas hormonas que hacen que la planta induzca y desarrolle la vara floral. Como vemos esto puede suceder en nuestro invierno de Lima, que tiene la temperatura adecuada, pero la luz de nuestros días invernales con frecuencia es insuficiente para estimular la planta, de esta manera. Con frecuencia el ojo nos engaña, pero si uno mide la luz con un Luxómetro, se da cuenta que algunas veces sobre todo alejado de la ventana o mampara, falta mucha luz para mantener bien la planta. A un metro de la ventana la luz baja a menos de la mitad, a 3 metros a la décima parte.


Ambiente con Luz insuficiente para las orquídeas.

En estos casos la planta necesita o sacarse a una terraza o la ayuda de luz artificial. La luz artificial podría ser luz incandescente (los focos de antes de 200 watts que ya no son muy populares), o los focos especializados led con espectro de onda hacia el rojo y el violeta o azul. Las ondas de luz roja y azul (violeta) son las necesarios para ayudar a la planta. Los focos ahorradores y los fluorescentes no tienen las ondas correctas de luz para plantas. La puedes iluminar como decoración, pero no ayudan a la fotosíntesis de la planta.

Estas ondas de luz rojas y azules que se consiguen con focos especiales LED, consumen muy poca electricidad (12 Watt cada uno) y sin embargo estimulan la planta. Entonces la planta tiene la luz correcta para realizar la fotosíntesis y producir una vara fuerte con muchos botones.

Esta lámpara se recomienda especialmente cuando la planta no se puede poner cerca de la ventana, sino en el interior. Indudablemente que no se puede reemplazar la luz solar al 100%, pero sí es una mejora increíble.

Como no es una luz de color muy agradable para tenerla en la sala, se recomienda poner un temporizador (Timer) que se compra en cualquier buena ferretería para que la luz se prenda y apague sola en horas de la madrugada o en la noche. Unas 4 a 5 horas de luz roja y azul cada día es suficiente.

El foco se debe dirigir siempre a las hojas, no a la flor o a las varas, y se debe usar durante todo el invierno, hasta que todos los botones hayan abierto. Generalmente no es necesario usar esta luz en verano porque la luz solar suele ser suficiente.

Nosotros usamos estas lámparas en nuestros invernaderos con muy buen resultado, por eso las podemos recomendar y las hemos importado especialmente para nuestros clientes. Si estás interesado las puedes adquirir exclusivamente en nuestra tienda Orquídeas Éxtasis, Av. El Bosque 260, San Isidro, dentro de INDIGO. Tel. 01 310 6630, Cel. 966 368 991.

 

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.